Calefacción por Suelo Radiante

El suelo radiante es un sistema de climatización cada vez más demandado. Se trata de un sistema que se instala bajo el suelo de la estancia que deseamos calentar o enfriar.

Es una alternativa frente al método tradicional de calefacción por radiadores, siendo hoy por hoy uno de los sistemas más eficientes del mercado al conseguir un menor consumo energético y un mayor grado de confort.

Más

Todo lo que necesitas para la instalación de un suelo radiante

En nuestra tienda online puedes comprar todos los componentes necesarios para realizar este tipo de instalación. Trabajamos en exclusiva con la marca Roth que lleva en el mercado español más de 30 años y nos ofrece un suelo radiante más fino y con menos inercia para contar con una alta eficiencia energética.

  • placas radiantes

    Placas radiantes

    Las encargadas de aportar el aislamiento térmico y la resistencia acústica necesarias.

  • tubería polietileno

    Tubería polietileno

    Por donde circula el agua caliente o fría, dependiendo de la necesidad.

  • reguladores calefacción suelo

    Elementos de regulación

    Centralitas, termostatos y otros elementos para controlar la temperatura y regular el sistema.

  • componentes suelo refrescante

    Más componentes

    Racores, grapas, colectores, válvulas y adaptadores...

Si tienes interés en saber si es una buena opción para ti, sigue leyendo y te enseñamos tanto el funcionamiento como los pros y contras que tiene este tipo de instalación, para que puedas tomar la mejor decisión.

¿Cómo funciona un suelo radiante por agua?

A través de una red de tuberías ocultas que recorre el suelo se transporta el agua que llega de una caldera o una instalación de aerotermia. Dependiendo de la temperatura a la que circule el agua podemos calefactar o refrigerar el espacio deseado.

Si queremos calentar la estancia, hay que elevar la temperatura del agua hasta los 30 o 40°C, mientras que si lo que deseamos es refrescar el ambiente podemos hacer que circule agua fría, en torno a los 14-17°C, para absorber el exceso de temperatura.

¿Cómo funciona un suelo radiante por agua?

Para que puedas decidir si el suelo radiante es una buena opción para tí, te contamos los pros y contras de este sistema.

Ventajas

  • Es un sistema invisible, todo queda oculto, por lo que no ocupa espacio, lo que te permite colocar muebles o decorar la estancia como prefieras.
  • Cuentas con mayor confort térmico, ya que el reparto de calor o frío se produce de manera homogénea desde abajo hacia arriba, mientras que al usar radiadores el calor se concentra más en determinadas zonas.
  • Es un sistema eficiente que te permite disfrutar de un ahorro energético en torno al 30%, debido a que la caldera no tiene que calentar tanto la temperatura del agua como si contamos con una instalación de radiadores que necesitan llevar el agua a unos 75ºC.
  • Sirve tanto para calentar como para refrescar el ambiente, por lo que se puede utilizar en cualquier época del año olvidándote de gastar más dinero en la compra de un aparato de aire acondicionado.
  • Es un sistema más ecológico (gracias a la reducción del consumo se consiguen minimizar las emisiones).
  • También podemos decir que es limpio, ya que al no disponer de radiadores ni conductos con altas temperaturas no se acumula la suciedad y se conserva mejor la humedad del ambiente, consiguiendo disminuir el polvo y los alérgenos, siendo así una gran alternativa para personas con alergias.

Desventajas

  • El precio es superior a otros sistemas de calefacción, hablando de que colocar un suelo radiante sin contar con la madera o cerámica final que se debe poner encima ronda los 60-70 €/m2. Aunque cabe decir que en cuestión de uno o dos años ese gasto inicial se ha amortizado, al reducirse el consumo de gas.
  • La instalación es más compleja y lleva su tiempo, necesitando un profesional con conocimientos de albañilería, fontanería y electricidad.
  • La elección del material de acabado de estos suelos es más limitada y tiene que ser específica, siendo lo más adecuado emplear materiales cerámicos o porcelánicos, ya que son buenos conductores del calor y aguantan bien las dilataciones. El uso de madera, sin embargo, no es recomendable.
  • La inercia térmica es alta, es decir, es un sistema que tarda en calentar o enfriar, pero que a su vez al apagarse también sigue emitiendo calor o frío durante un tiempo. Lo recomendable es mantener la temperatura que queramos en vez de estar encendiendo y apagando continuamente el circuito.
  • Pueden producirse condensaciones si la vivienda está situada en una zona de mucha humedad, aunque para ello se puede instalar un sistema de detección de condensación junto con el suelo radiante.

¿Todavía necesitas más información de suelo calefacción?

Para que lo veas más claro, aquí tienes unos vídeos de cómo se realiza una instalación de suelo radiante.

Y si te ha quedado cualquier tipo de duda, ya sabes que para eso está nuestro equipo de expertos, siempre dispuestos a ayudarte para que tomes la mejor elección. ¿Necesitas ayuda? Pincha aquí.

contacto tienda calefacciones