Calefacción por Suelo Radiante

Este tipo de calefacción por suelo radiante aporta grandes ventajas respecto a otros sistemas de calefacción tradicionales como los radiadores o estufas. A través de una instalación de estas características conseguimos el máximo confort en cualquier estancia, y es que el suelo radiante consigue calentar las masas de aire uniformemente y así mantener la sensación de confort durante mayor tiempo que cualquier otro sistema convencional como puede ser calefacción por radiador o bomba de calor. Además es un sistema de calefacción capaz de usar de forma más eficiente los recursos energéticos, algo que permite que ahorremos en la factura final.

En nuestra tienda online ofrecemos un amplio abanico de productos y soluciones para calefacción por suelo radiante Roth. Consulta características y precios de suelo radiante por m2 en nuestra web, y si tienes cualquier duda ponte en contacto con nuestro equipo de expertos en el 916 966 183.

Más

¿Qué necesitas para una instalación de suelo radiante?

  • placas radiantes

    Placas radiantes

    Con gran capacidad de aislamiento térmico y resistencia acústica, las placas de suelo radiante son un elemento imprescindible en una instalación de este tipo.

  • tubería polietileno

    Tubería polietileno

    A través de la tubería polietileno circulará el agua que climatizará la instalación de suelo radiante, generando calor o frío dependendo de la necesidad.

  • componentes suelo refrescante

    Componentes

    Contamos con un amplio catálogo de componentes para suelo radiante entre los que podrás encontrar racores, grapas, colectores, válvulas, adaptadores...

  • reguladores calefacción suelo

    Regulación

    Centralitas, termostatos, y otros elementos necesarios para controlar la temperatura y regular el funcionamiento de tu sistema de suelo radiante.

¿Cómo funciona el suelo radiante?

La instalación consiste en una serie de tubos de polietileno por los que circula agua caliente, a una temperatura de entre 30º y 45º, y que están colocados por debajo del propio suelo de la vivienda, consiguiendo calentar con ello de forma uniforme toda la estancia. Es de destacar la temperatura del agua en circulación, ya que es el sistema de calefacción menos exigente en este sentido, y por tanto el más económico en cuanto a utilización de energía-calor.